Sin categoría

Un Segundo Eterno

Por Fabio Bendaña,

foto-fabio-bendana

En una noche de primavera,

una luciérnaga lucía,

su bella y dulce luz que era,

deslumbrante de sencilla.

 

Ella con toda su bondad,

una danza de albor hacía.

Para mis ojos beldad,

que de aquí para allá se mecía.

 

Como  jugando en el telón oscuro,

Se asomaba y se escondía,

y ya en mí, un verso lauro,

para ella escribía.

 

Escribí  tantos versos,

para resurgir aquella dancilla.

Pero todos fueron siniestros,

ninguno conseguía.

 

Puesto que, la esencia y la pureza,

Solo se ven con el ojo del alma.

Al igual que la belleza,

es para admirarla con calma.

 

Ay! Si existiese un segundo eterno,

la danza de la luciérnaga ahí fijaría,

para contemplarla dulce y tierno,

y trascender cada día.

 

Anuncios

2 comentarios en “Un Segundo Eterno”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s